Capear el temporal

En los tiempos que corren todo se mueve alrededor nuestro: la crisis económica, financiera y laboral hace que todos sintamos que el suelo se nueve, nos estamos adentrando en un temporal con baja visibilidad, y nos resulta muy difícil ver claramente si acabará pronto, si empeorará, o si nuestro barco aguantará.

En todos hay un clima de temor que es contagioso, una especie de visión negativa parece que se apodera de todo y de todos.

En estas condiciones, la buena práctica marinera recomienda bajar la intensidad de máquinas y agudizar los sentidos, pendientes a todo lo que ocurre a nuestro al rededor. Puede venirnos bien el bajar un poco el ritmo que llevamos, y focalizar nuestras energías y recursos a las cosas que realmente merezcan la pena.

En momentos así se nos hace difícil creer; confiar en lo que no vemos; en definitiva, se nos hace difícil fiarnos de que no estamos solos.

Estrella de los mares, luz que orienta en la oscuridad: haznos levantar la vista en tu busca, y que esa luz nos de esperanza. Esperanza en nuestras posibilidades; esperanza en nuestras capacidades; y, sobre todo, esperanza en tu poder intercesor.

Madre del divino Amor: ante el temor y la incertidumbre haznos sentir protegidos, abrazados, arropados por tu amor.
       
Virgen Marinera: ayúdanos a tus hijos, temerosos en el oleaje, a confiar en tu Hijo, Señor y Patrón de nuestras vidas.

Virgen del Carmen, patrona de los submarinistas malagueños: Ruega por nosotros.

                                                      

Por Rafael López              


www.virgendelcarmensub.com
Todos los derechos reservados.