Virgen del Carmen

Frente al espigón de la Malagueta, a diez metros de profundidad, en el lecho marino, los submarinistas han levantado un altar. Y allí han colocado a su Patrona: la Virgen del Carmen. De vez en cuando, solos o en equipo, descienden a visitarla y rezarle.

Pero una vez al año, muy de mañana, la rescatan del mar y la suben a tierra firme. Cuando esto acontece, los submarinistas se dan cita en la Malagueta para acompañar a su patrona. La depositan en el altar que previamente han preparado en la misma playa, y a las 13 horas, puntualmente, la trasladan a la parroquia de San Gabriel. Quieren, con ella en el altar mayor, celebrar la Eucaristía. Y el aire se nos llena de madre y el templo huele a mar y todos celebramos el Misterio de nuestra Fe.

 Al final de la Santa Misa me piden que bendiga e imponga unos escapularios de la Virgen del Carmen.
El cantar popular dice:

Es la Virgen del Carmelo
la que más altares tiene
su sagrado escapulario
no hay pecho que no lo lleve.

Es bello que los submarinistas siembren, con estos gestos, el amor y la devoción a la Virgen, por eso, quisiera recordar lo siguiente.

El escapulario tiene 3 significados:

El primero es el amor y la protección maternal de María. Ese pequeño trozo de tela es signo del manto de la Madre. Ella nos cobija bajo su amparo, nos protege y nos hace suyos.

El segundo significado es el de pertenencia a María. Los que llevan el escapulario no quieren olvidar a la Virgen,  por eso, el escapulario seles convierte en el símbolo de su consagración a María. Llevar el escapulario es saberse hijo de tal Madre.

Y el tercer significado es que el escapulario también nos recuerda nuestra identidad cristiana. Si María es nuestra Madre y nosotros somos sus hijos, hemos de portarnos como tales, hemos de parecernos a Jesús y saber vivir lo que significa ser hijos de tal Madre.

Virgen del Carmen, Madre nuestra,
protégenos con tu maternal amparo.
 Virgen del Carmen, abogada nuestra,
que siempre nos sepamos hijos tuyos.
Virgen del Carmen, patrona nuestra,
que vivamos como verdaderos hermanos.
        

Lorenzo Orellana Hurtado
(Párroco de San Gabriel)


www.virgendelcarmensub.com
Todos los derechos reservados.